Home // relatos // historia sin título // El guardián de las montañas

El guardián de las montañas

La nieve seguía golpeando su rostro, la barba antes de color bermejo, ahora blanca, los pasos antes rápidos y ágiles, ahora lentos y torpes, pero debía seguir, pasase lo que pasase, las noticias que traía de frontera sur no sólo iban a causar gran revuelo. Tan sólo debía pasar al otro lado de las montañas, no era el camino más fácil, pero si el más rápido.

Una ampolla de color verde fue sacada del bolsillo, una ampolla que le consumiría la vida fue ingerida, la ampolla antes verde, ahora vacía.

Dicha ampolla contenía un líquido mortal de necesidad, pero que daría a sus pasos, ahora lentos y torpes, una nueva vida para ser lo que días atrás fueron; La parte mas dura ya casi estaba cubierta, pero sin dicha ayuda no podría cubrir el tramo que le faltaba. Meses antes de comenzar la travesía había oído que un clan se había instalado en el valle sur, esa era su gran esperanza, si el rumor fuese falso, todo por lo que había luchado se habría perdido.

Los pasos ahora rápidos y ágiles, le acercaron a su destino antes de lo que esperaba, por lo que no todo estaba perdido, la barba ahora larga y enmarañada ocultaba un rostro famélico, pero unos ojos hundidos, tanto, que parecían cuevas, indicaban bien el estado en el que se encontraba, el líquido verde que tomaría días atrás le hacía estar despierto, sin apetito, pero acabaría con todos los recursos almacenados en su cuerpo, para luego terminar por consumir en poco tiempo cada porción de carne y huesos que le quedasen, si no ponía fin con ningún antídoto.

Al llegar a un árbol seco en mitad de lo que parecía un campo de labranza, fue cuando la gente del clan se dio cuenta de que ahí estaba él, nunca habían visto a una persona de su raza, pero sabían quien era por la indumentaria que llevaba. Su ropa de color blanco, su bajo tamaño )comparado con el de ellos( y rudo aspecto, hacían indicar que era un habitante de las montañas, gente que vivía del ganado, del monte y aquellos años que eran especialmente duros recibían donaciones de los clanes, ellos a cambio vigilaban la frontera y avisaban si algo fuera de lo común sucedía.

Pronto los líderes del clan, junto con invitados de otros clanes se pusieron a hablar con el guardián de las montañas. Este lo primero que hizo fué pedir una jarra de agua, mala señal, pues significaba que el efecto del líquido había pasado, no tardaría mucho tiempo en caer en un profundo coma. Tan pronto se la bebió comenzó su relato…

Posted in historia sin título

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para continuar usando este sitio, debes estar de acuerdo en el uso de cookies. mas información

La configuración de cookies en este sitio web está pensada para permitir cookies y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si usted continúa utilizando este sitio web cambie la configuración de cookies (si no desea que se usen) o haga clic en "Aceptar".

Cerrar