Home // relatos // El mundo oculto // Andando por las nubes

Andando por las nubes

Y nada, que la piedra no caía… la tiraban hacia el cielo e incomprensiblemente esta no caía, al principio cuando lo vi, pensé que no me había fijado bien, pero tras varios intentos de los chavales me di cuenta que algo no andaba bien, )es que soy de un avispado…( pero no pude por menos que intentarlo; Cogí un piedra, la más pesada que encontré, la lancé hacia arriba y vi como a medida que esta cogía altura se iba desvaneciendo, hasta desaparecer por completo, tras un rato mirando al cielo, empecé a mirar por los alrededores no fuese que me estuviesen grabando para un programa de esos de cámara oculta. Una vez me había cerciorado que no estaba haciendo el ridículo, decidí irme a casa a coger una escalera a ver si conseguía saber que es lo que estaba pasando, creo que los niños me dijeron algo pero yo absorto en mis pensamientos ni les hice caso…

Cuándo volví toda la chavalería ya se había marchado, puse la escalera en el mismo punto en el que yo había lanzado la piedra, me subí y empecé a palpar el aire, menos mal que no era una broma de cámara oculta, si no, imaginaros a un gilipollas subido a una escalera meneando las manos en todas las direcciones…bueno, la broma de cámara oculta no existía, pero si el gilipollas. Tras un buen rato decidí ponerme a dar saltos a ver si tenía mas suerte, empecé con saltitos pequeños, no me atrevía a saltar muy alto, ya que no me fiaba mucho de la escalera, andaba coja de una pata y su estabilidad como podéis imaginaros era bastante reducida, en uno de esos saltitos la escalera crujió, instintivamente pegué un salto mucho mas grande, miré para arriba y ZAS!! en toda la cabeza, la piedra que antes yo había lanzado volvía a bajar golpeándome a mi.

Con un chichón en la frente y tirado como un trapo en el suelo me desperté, no contento con eso, me acerqué a la tienda mas cercana para comprar una escalera más alta que la anterior, que de tanto salto se había roto.

La coloqué en el mismo sitio que la anterior, subí hasta lo mas alto y esta vez no me hizo falta pegar ningún salto, el aluvión de piedras que habían lanzado los chavales cayeron de golpe sobre mí una vez había llegado arriba del todo. pero ¿cómo era posible que las piedras lanzadas anteriormente por esos chicos cayesen mas tarde que la que yo había lanzado? No lo sabía, pero iba a saberlo, si antes no moría a pedradas… tras agenciarme un casco de moto, volví a subir a lo mas alto de la escalera, esta vez no me cayó ninguna piedra, pero me pude fijar en que mi cuerpo iba desvaneciéndose a medida que pasaba el tiempo, llegó un momento en el que sentí estar volando, en ese momento miré hacia abajo y ya no tenía la escalera bajo mis pies, estaba flotando y no había manera de descender, aunque curioso fue también ver a un hombre corriendo debajo de mi gritando !Si por fin he bajado!.

Llevo así mas de una semana, y sin poder hacer nada, viviendo de algún pájaro que puedo cazar al vuelo, y he podido conseguir este portátil de alguien que lo tiró de un piso, y gracias a la wifi de alguno que no la pone contraseña estoy pudiendo escribir esto, lo malo que en algún momento se me acabará la batería. Aunque lo peor de todo es que nadie me ve… por lo visto estoy en una especie de nube que invisibiliza todo lo que en ella entra, y que para conseguir que algo de lo que está dentro de ella salga tiene que entrar algo mas o menos de su tamaño, es así como me deshago de mis deposiciones diarias)gracias a los pájaros que entran(, pero como no entre otra persona o una piedra de mi tamaño, voy a estar mucho tiempo flotando por ahí… y si de un casual algún día ves a alguien en el cielo con un casco de moto, avisa a los bomberos para que me bajen, que ya me empiezo a aburrir un poco.

Posted in El mundo oculto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para continuar usando este sitio, debes estar de acuerdo en el uso de cookies. mas información

La configuración de cookies en este sitio web está pensada para permitir cookies y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si usted continúa utilizando este sitio web cambie la configuración de cookies (si no desea que se usen) o haga clic en "Aceptar".

Cerrar