Home // relatos // El mundo oculto // Casa rural

Casa rural

Este verano me fui unos días a una casa rural, para relajarme un poco, olvidarme del trabajo y de la vida en la ciudad. La casa que había sido restaurada, había pertenecido a una familia adinerada allá por la segunda república, pero que debido al estallido de la guerra civil, perdieron todo su dinero, al menos eso fue lo que me dijo la dueña actual de la casa, mujer vieja, ataviada con vestido negro y pañuelo del mismo color en la cabeza )ropajes antaño tan comúnes entre las mujeres mayores de nuestra castilla(, es curioso pero siempre me gusta saber algo de los lugares en los que duermo, aunque sean datos que no me lleven a ningún sitio.

La casa rural era grande y era yo el único que la había alquilado para esos tres días, por lo que tenía una casa para mi solo por el precio de una sola habitación, mejor, de esa manera estaría mas tranquilo y podría ordenar mis pensamientos.

Los dos primeros días pasaron sin pena ni gloria, di unos paseos por el pueblo me relacioné con la gente del lugar )muy amable por cierto( y degusté la comida de la tierra, pero la última noche sucedió algo que… bueno mejor será seguir leyendo; Serían las 2:30 de la madrugada, me había despertado del calor que hacía y tenía una sed terrible, por lo que me dirigí a la cocina a por un vaso de agua, pero al volver a mi habitación )la principal de la casa( algo había cambiado, esa no era la habitación en la que yo dormía, era una habitación que no había visto antes en la casa, al estar con la modorra todavía no podía razonar ni medianamente bien, pero si que me di cuenta que la habitación y los muebles eran muy viejos, traté de ir a mi habitación ya que supuse que me había confundido, pero pronto me di cuenta que toda la casa había cambiado, era como si la casa no hubiese sido restaurada nunca, pero si que se notaba el paso del tiempo por ella.habitacion fantasma

Tras unos momento tratando de centrarme, llegué a varias conclusiones, una, estaba otra vez metido en un lío de esos que tanto me ocurren últimamente, y dos, la casa era la que yo había alquilado, pero algo raro tenía, los muebles estaban viejos y llenos de polvo. Me asomé a la ventana, una bandera de la república ondeaba en el balcón de la casa consistorial )edificio que se podía ver desde donde yo me encontraba(, en ese momento oí un gran alborozo proveniente del patio interior de la casa, me acerqué para ver que era lo que sucedía, en el patio interior se estaba celebrando una gran fiesta, la gente reía bebía y comía entorno a una gran mesa, pero esa fiesta pronto se vio interrumpida, unos disparos se oyeron y todos los asistentes a la fiesta salieron despavoridos, yo, sin saber como reaccionar, también salí corriendo junto a una pareja de jóvenes: una niña que no tendría mas de 14 años y un chaval que podría tener unos 25 años. Por lo que se decían mientras corrían parecían hermanos, traté de hablarles para saber que es lo que sucedía, pero no me escuchaban, traté de agarrarlos para que me hieran caso, pero una extraña fuerza me impedía acercarme a ellos a menos de medio metro, entonces fue cuando vi como el mayor entraba a la habitación que yo había alquilado, y escondía a su hermana en una falsa pared, que se abría tras hacer presión sobre unos puntos en concreto. Momentos después tres hombres armados entraron desbocados en la habitación, yo me encontraba en su camino, por lo que terminé en el suelo, y aún así ellos tampoco se percataron de mi existencia, cogieron al chaval de las manos, él trató de revolverse, pero uno de los captores, le dio un golpe en toda la cabeza con la culata de la escopeta que portaba, al instante se desvaneció, cuando me incorporé ya se le habían llevado.

Volví a asomarme a la ventana, en el ayuntamiento ya no ondeaba la bandera de la república, y en la plaza que estaba frente a este, había mucha gente, gente llorando, alguna de ellas sin ropa, o con alguna prenda hecha jirones, pronto empezaron a separarlos por grupos, a la mayoría de las mujeres y los niños los situaron en un lado de la plaza, lejos del otro grupo, un grupo donde la mayoría eran hombres, aunque también se veía a alguna mujer, los pusieron en fila frente a treinta ejecutores y empezaron a dispararles, poco a poco todos fueron cayendo, hasta que solo quedó en pié el chico que se habían llevado de la habitación; a él se le acercó una persona y con una pistola en la mano le apuntó a la cabeza.

En ese momento me desperté, vaya sueño mas raro y terrible había tenido; tras desayunar, sin dejar de pensar en el sueño me dirigí a pagar a la dueña de la casa, al verla un escalofrío me recorrió todo el cuerpo, su cara era igual a la chica de 14 de mi sueño )eso si, bastante mas mayor( seguramente, mi mente me estaba jugando una mala pasada, decidí olvidarlo. Aunque no pude por menos que cuando regresé a la habitación a por mi equipaje, comprobar si la pared falsa existía de verdad, hice presión en los mismos puntos que había echo ese chico en mi sueño, pero nada, me di media vuelta y al echar el petate a mi espalda oí un ruido, era la dueña.

– has apretado mal en este punto -me dijo- hay que hacerlo de esta forma. -Pude ver como se abría la pared, al igual que en el sueño.

-Durante cuatro días estuve aquí encerrada, sin comer, y bebiendo el agua que goteaba de una cañería rota, hasta que mi hermana que se enteró de lo sucedido y vino de la ciudad. Me encontró casi muerta, no se ni como pudo sacarme del pueblo sin que nadie se diese cuenta. Y si, el chico que viste en tu sueño era mi hermano. ¿no querías saber la historia de esta casa?-

He de decir que me quedé pálido, sin saber que decir. La enjuta mujer me acompaño al coche de línea sin que yo pudiese articular palabra alguna, ahora me arrepiento, me hubiese gustado hacerla muchas preguntas, pero tal vez sea mejor dejarlo así…

Ah! una cosa, no me preguntéis cuál es la casa rural, o en que pueblo se encuentra porque no lo diré.

Posted in El mundo oculto

3 Comentarios

  • inquietante. Lo que soñaste me lo han contado desde pequeño a modo de cuento, para que lo entendieramos mis hermanos y yo. Han pasado muchos años, ahora los descendientes de aquella gente queremos saber dónde están. Tanto el gobierno como los políticos intransigentes ahogan las iniciativas de búsqueda de la verdad.

    Todo se resume en esta poesía, amigo:
    http://lacalle3.blogspot.com/2007/02/primera-entrada.html

    Primera entrada de la Calle 3.

    saludos, te sigo y te vinculo.

  • Os leo con respeto porque intuyo un intenso dolor. Me gustaría saber decir algo oportuno, pero me faltan las palabras.

  • Esta entrada en un comienzo no surgió con ninguna pretensión, es más, cuando empecé a escribirla no sabía como iba a desarrollarse la historia, pero luego recordé alguna conversación que había tenido con gente mayor de mi pueblo y de otros lugares, que me impactaron bastante por cierto, entonces la historia tomó forma, este suceso en concreto, no sucedió en ningún sitio, pero si en muchos.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para continuar usando este sitio, debes estar de acuerdo en el uso de cookies. mas información

La configuración de cookies en este sitio web está pensada para permitir cookies y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si usted continúa utilizando este sitio web cambie la configuración de cookies (si no desea que se usen) o haga clic en "Aceptar".

Cerrar