Home // mi vida // Unas prospecciones infructuosas

Unas prospecciones infructuosas

Al final ni puente, ni fin de semana de descanso… me tocó primero trabajar, y segundo estar limpiando una antigua casa que data de principios de 1800, y de una cosa por lo menos me he dado cuenta, que el síndrome de diógenes es también distinto entre los pueblos y ciudades. de vez en cuando, aparece en televisión la típica casa con una persona afectada con esta enfermedad, que se caracteriza por tener la casa llena de todo tipo de basuras y mierda en general, yo afortunadamente no he tenido que lidiar con esos montones de basura, pero si con montones y montones de sacos y cajas de serrín, maderas de todo tipo, desde los mejores leños )u hornijos como los llamamos en Vilviestre( hasta trocitos de cajas de fruta o astillas de madera, todo ello aderezado con años de acumulación y como no, humedad…

Resulta que los anteriores dueños de la casa, recogían cada pequeño trozo de madera que se encontraban por la calle )aunque fuese viruta de una serrería( les daba igual lo que fuese, con tal de que pudiese dar calor al quemarse, el problema de ello, no era ese, el problema radicaba en, como os he contado que había cantidades ingentes y en ocasiones con la humedad estaban podridas por completo haciendo inservibles esos preciados bienes. Pero ello no detenía a nuestras trilloincansables “hormiguitas” que día tras día seguían acumulando por si el crudo invierno llegaba no las pillase desprevenidas.

A medida que íbamos levantando capa tras capa, encontrábamos otros utensilios, bicicletas rotas, piedras, tejas, muchas tejas )eso si rotas( cazuelas, pequeños baúles de madera podridos… mi tío ha dicho en un momento, dime un año, y seguro que encontramos basura de ese año. Por lo menos cada vez que veíamos un utensilio que se salía de lo normal, era como hacer un viaje al pasado, una pizarra de escuela de las antigüas )a saber como fué a parar ahí(, un arado romano, varios trillos… todo eso hacía volar mi imaginación y me amenizaba el trabajo: Imagínate que encontramos un baúl, en el cuál alguno de los dueños que haya pasado por esta casa dejó algo de valor y lo encontramos nosotros años después, eso estaría bien… o algo antiguo que se pueda restaurar, quedaría bonito… pero mi gozo en un pozo, tras mucho escavar y quitar madera, tejas, mierda )en general( y polvo, ni he encontrado el tesoro de ningún temible bandido, ni se ha podido recuperar nada para aunque sea adornar en una casa.

Pero he de decir, que este fin de semana me lo he pasado bien.

Posted in mi vida, vilviestre and tagged as , , , , , ,

4 Comentarios

  • blogochentaburgos

    2007/12/10 at 23:54

    ese trillo Cimujo es una maravilla, puedes hacerte una puerta con él o una mesa. Quedan genial

  • jeje, el problema que el trillo no es mío. No se de quien será pero lo vi adecuado para ilustrar la entrada, la imagen pertenece a la galería de turra2b en flicKr, para ver mas sobre el puedes pinchar en la imagen.

    Un saludo y gracias por la visita.

  • Vamos, que has pasado un fin de semana en plan equipo investigador de Atapuerca.

  • jeje, pues casi casi, de aquí a sacar teorías sobre la evolución de… de… no se, de algo me queda poco.

    Gracias por pasearte por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para continuar usando este sitio, debes estar de acuerdo en el uso de cookies. mas información

La configuración de cookies en este sitio web está pensada para permitir cookies y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si usted continúa utilizando este sitio web cambie la configuración de cookies (si no desea que se usen) o haga clic en "Aceptar".

Cerrar