Home // relatos // El viaje de Athlus // El bardo

El bardo

Tras tres decepcionantes meses, mechones estaba empezando a reponerse, ningún barco llegaba al puerto principal, algo no muy raro en esas fechas, según le dijeron. Todos los días, desde que llegó a la ciudad se acercaba al embarcadero en sus momentos de descanso para ver si llegaba alguno, siempre en vano; Los barcos pesqueros partieron poco antes de que él llegase, tranquilamente podrían estar en alta mar años si las cosas iban bien y, según los astrólogos iba a ser una buena temporada. Tampoco arribaba ningún barco mercantil, esos llegaron a la vez que se fueron los pescadores pero hasta que no hubieran vendido toda su mercancía no partirían, aún a pesar de todo eso no faltaba un solo día tras la hora de la comida: el único momento que tenía libre entre recado y recado. No había sido elegido por ningún comprador de niños, para que le prestase sus servicios, demasiado joven para algunos, para otros que viniese de un pueblo tan aislado no les gustaba mucho, pero había caído en gracia a la persona que conducía el carromato cuando lo llevaron a la ciudad, esa persona consiguió que su dueño, un viejo cascarrabias esclavista, no lo enviase a las minas de carbón, combustible que se usaba para la nueva locomotora. Locomotora que por otra lado era todo un acontecimiento en la ciudad, no hacía mucho que se había finalizado la construcción de la vía que unía Soldaverde (país mas al sur) con la capital de Lagumar, proyecto financiado íntegramente por Soldaverde, país mucho mas avanzado que ellos tecnológicamente, pero con poco comercio externo, cosa que con esta obra esperaban mejorar y así de paso mejorar las comunicaciones entre los dos estados.

-Otra vez por aquí, ¿eh?- dijo el hombre al que Athlus llamaba dos dientes, mientras el chaval refrescaba los pies el las aguas del puerto.

-¿donde si no?- dijo a la vez que chapuscaba en el agua.

-El jefe-así llamaban todos a Jorent el esclavista -quiere que vayas a la casa de Mencias- Mencias era un hombre muy extraño del que Athlus había oído hablar muchas veces, pero nunca había conocido, según unos era una persona perteneciente a una gran familia venida a menos en la época de la plaga, para otros era un simple loco con aires de grandeza, una vez oyó decir a un chaval que le había visto hacer magia, pero todos los otros jóvenes que se encontraban oyendo su historia se rieron de él, muchas cosas se contaban de él, aunque en una cosa coincidían todos: era una de las voces mas perfectas a la hora de entonar cualquier canción.

Mechones se dirigió a su casa con gran interés, pues iba a ser la primera persona importante que conocería de la ciudad, hasta entonces siempre se había encargado de los recados de tenderos y comerciantes, todos ellos de muy mala reputación.

Cuando llamó a la puerta una joven, cubierta únicamente por una gasa que dejaba entrever todo su cuerpo le abrió la puerta.

-¿Que se te ha perdido por aquí mocoso?- dijo la joven con media sonrisa en la boca al ver que Mechones bajaba la mirada al suelo

-Busco a Mencias- habló tímidamente mientras miraba de reojo a la entrepierna de la chica, justo en el momento que recibió un cachetazo en la cabeza.

-Sube a la segúnda planta, la tercera puerta, ¡y cuidado con lo que miras!- Mechones subió corriendo, rascándose ahí donde había recibido el golpe, no sin antes decir -¡Has sido tu la que ha salido desnuda a la puerta!- La joven trató de atizarle de nuevo, no por castigarle si no por diversión, pero no pudo alcanzarlo. Al llegar a la tercera planta se puso a buscar la tercera puerta, pero no la encontró, trató de abrir las dos únicas puertas que veía, pero estaban cerradas, iba a desistir y a preguntar de nuevo a la chica, cuando oyó cantar al fondo del pasillo, no veía el lugar del que pudiera salir ese bonito canto, así que decidió ir al final del pasillo, a medida que iba andando el pasillo iba cambiando de iluminación y de color, cada vez oia mas alta la voz del bardo, pero también cada paso que daba hacia que el pasillo cambiase, hasta que se vió en mitad de un monte rodeado de robles, y allí al fondo, había una persona sentada cantando.

Posted in El viaje de Athlus and tagged as , , , ,

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para continuar usando este sitio, debes estar de acuerdo en el uso de cookies. mas información

La configuración de cookies en este sitio web está pensada para permitir cookies y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si usted continúa utilizando este sitio web cambie la configuración de cookies (si no desea que se usen) o haga clic en "Aceptar".

Cerrar