Home // relatos // patatas transgénicas // Mêntalís

Mêntalís

Drazic Kostov ajustaba el sintonizador que reposaba sobre su oreja mientras trataba de ver las últimas noticias en el campo de la ciencia. Los pequeños seres transgénicos miraban estupefactos, aquellas imágenes que se proyectaban a menos de 15 cm de la cara de Drazic. Incluso trataban de tocarlas, pero su jaula estaba bastante lejos. Un fuerte golpe debido a un bache hizo que el sintonizador cayera al suelo y la imagen desapareciese. Esto pareció desanimar a estos pequeños seres, que se acercaron a la ventana para recibir los rayos del sol. Los bichejos eran comunmente conocidos como patatas transgénicas (aunque de patatas tenían bien poco, tan solo en sus fases mas tempranas de la vida se alimentaban igual que las plantas). Si en épocas pasadas fue el ratón el animal que mas se usó para los experimentos, en la actualidad eran estos bichejos; los había de todo tipo: para pruebas científicas, para alimento, como animal de compañía etc.

Drazic K. era uno de los científicos mas importantes en su disciplina: se encargaba de estudiar la psicología de las patatas transgénicas, en concreto estudiaba a la variedad mêntalís, variedad  que en la actualidad mas quebraderos de cabeza estaba dando, aunque también era muy conocida porque en sus etapas mas tempranas se usaba para zumos o para carne, dependiendo del grado de madurez del sujeto. Las mêntalís causaban verdaderos problemas en sus etapas adultas: ciertos espécimenes eran capaces de inducir a las personas al suicidio o a que asesinasen a otras personas. Aunque eso no fue así en un comienzo; en las primeras generaciones de esta variedad todo fue a la perfección, incluso algunos paises comenzaron a tener plantaciones de miles de sujetos y otros basaron su economía de subsistencia en esta variedad, todo África termino siendo un granero de mêntalís. Al final como cabía esperar, muchos individuos escaparon de las plantaciones y continuaron reproduciéndose en libertad, fue aquí donde se cree que desarrollaron un cerebro mas avanzado; Los miembros de esta nueva sociedad empezaron a mezclarse con los que se encontraban en campos de plantación, cuando el hombre se dio cuenta era tarde, la producción mundial de mêntalís estaba contaminada. Se pensó en acabar con todos los mêntalís, pero resultó inutil, aquellos paises que lo intentaron no lo lograron, incluso tuvieron que enfrentarse a un número considerable (aunque no muy grande) de bajas, otros países dependían tanto económicamente de estos transgénicos que se prefirió tener cada poco tiempo algún muerto a cambiar radicalmente su modo de subsistencia.

D. Kostov se encontraba desbordado, recientemente dos compañeros suyos se habían suicidado debido a su trato con las mêntalís, en su afán por conseguir un espécimen mejorado genéticamente que al mezclarse con el resto hiciera que fuesen menos agresivos, no se dieron cuenta que estaban siendo inducidos a que se quitaran la vida. Por lo que D.K. decidió escribir una carta a un científico que vió hace años por televisión. Según  unos, una gran eminencia en el campo de la neurología, según otros, un chalado con aires de grandeza. Por lo visto, ese doctor podía recuperar los recuerdos de una persona desde el minuto uno de su existencia, no obstante no parecía convencer mucho a sus colegas de profesión que lo estaban tratando de desacreditar constantemente, sacando a relucir sus muy numerosos fiascos a lo largo de su carrera. Drazic esperaba que sus métodos pudiesen ayudarle.

La carta de Drazic Kostov viajó hasta Kazajistán y fué leida por su destinatario, pero la última mano en tocar el fólio en el que la misiva estaba escrita, fue una mano llena de sangre que no pertenecía al doctor.

Posted in patatas transgénicas and tagged as ,

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para continuar usando este sitio, debes estar de acuerdo en el uso de cookies. mas información

La configuración de cookies en este sitio web está pensada para permitir cookies y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si usted continúa utilizando este sitio web cambie la configuración de cookies (si no desea que se usen) o haga clic en "Aceptar".

Cerrar