Home // relatos // La bombilla maldita

La bombilla maldita

En un comienzo miraba a la bombilla de forma incrédula, incluso se sacudió la cabeza como en los dibujos animados, para corroborar si eso era cierto o no. Cuando sucedió por quinta vez no cabía la menor duda ¿pero que podía hacer ella? una simple persona. Corrió a llamar a su marido muy alterada, este, que desde el principio entendió lo que decía, trató de calmarla y de demostrar que tenía todo controlado, aunque por dentro se encontraba tan asustado como ella o mas, ¿y si ella descubría que no podía hacer frente al terrible problema que se le planteaba?. Con paso seguro se dirigió a la habitación, mientras su mujer le agarraba fuertemente del brazo; Tras comprobar con sus propios ojos lo que sucedía decidió ir mas allá y tocar la bombilla, la mujer aterrada no se atrevió a entrar en la habitación pues temía lo que pudiera pasar. Mientras, el marido acercaba su dedo a la bombilla, el primer contacto fue temeroso y fugaz, pero no sucedió nada, el segundo, fue mas prolongado en el tiempo, pero tampoco sucedió nada. Mas seguro de si mismo, el hombre de la casa envalentonado dio un leve toque a la bombilla, parecía que esta vez tampoco sucedería nada hasta que esta súbitamente se soltó una ráfaga de luz tan intensa que lo dejó sin visión por unas décimas de segundo, cuando recuperó la vista se dio cuenta que estaba caído en el suelo mientras su mujer chillaba desconsolada. Los hijos que oyeron aquel griterío se acercaron a ver que sucedía  y aunque al principio los padres se mostraron reticentes a contar lo que pasaba, terminaron accediendo.

Al cabo de unas horas y tras unas agrias discusiones la hija decidió buscar en internet como solucionar aquello a lo que se enfrentaban, estaba segura de que a alguien le habría tenido que suceder lo mismo. Pronto llamó a su hermano y le pidió que buscara una bombilla lo mas parecida a la bombilla maldita. Mientras llegaba su hermano con lo que le acababa de pedir, ella tuvo que desechar la información de muchas páginas, muchas explicaban con pelos y señales lo mismo que les sucedía a ellos, pero sin solución alguna, otras estaban plagadas de leyendas urbanas, incluso encontró algunas que llegaban a ofrecer servicios de personas para exorcizar bombillas, previo pago, claro está. Al final la encontró, en esta web decían como actuar paso a paso en estos casos.

No tardó en regresar su hermano con lo pedido, aunque ella prefirió  comprobar por si misma que ambas bombillas eran idénticas, antes tenía que practicar y quería estar segura antes de hacer nada. Cuando por fin se decidió llamó a la familia para que la ayudaran y viesen lo que ella hacía, ya que cabía la posibilidad de que tal catástrofe volviese a ocurrir.

Lo primero que hizo fue cortar la luz de la casa y pedir que su familia la alumbrase con una linterna, tras lo cual se subió a una silla y se dispuso a desenroscar la bombilla que tantos problemas les estaba dando, hubo un momento de tensión cuando la madre casi se desmaya, pero la joven continuó con su árdua tarea. Al terminar con el paso anterior, usó la bombilla que hacía un rato le había traido su hermano y fue enroscándola poco a poco hasta que ya no pudo mas: había hecho tope. El momento crítico estaba a punto de llegar, tenían que levantar los diferenciales para que hubiera luz de nuevo en la casa y comprobar si todo seguía como antes o el problema estaba solucionado, fue el padre el que se ofreció voluntario, herido en su orgullo de macho, nunca se perdonaría no haber sabído como actuar en estos casos. Con la mano temblorosa subió los diferenciales, vio como la casa se iluminaba ¿pero se habría solucionado el problema? poco despues vio como su hijo corria hacia él a darle un abrazo mientras decía ¡La bombilla ha vuelto a dar luz! ¡ha vuelto!

Posted in relatos and tagged as , , ,

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para continuar usando este sitio, debes estar de acuerdo en el uso de cookies. mas información

La configuración de cookies en este sitio web está pensada para permitir cookies y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si usted continúa utilizando este sitio web cambie la configuración de cookies (si no desea que se usen) o haga clic en "Aceptar".

Cerrar