Home // relatos // cuentacuentos // cuentacuentos: Quizá sea tarde, pero aún tengo la pistola en el bolsillo

cuentacuentos: Quizá sea tarde, pero aún tengo la pistola en el bolsillo

Quizá sea tarde, pero aún tengo la pistola en el bolsillo… todavía no me han registrado, también ¿por qué iban a hacerlo? nunca he hecho daño a nadie, siempre terminan fiándose de mi, — díselo a Yon, nunca dice que no. Ven Yon, ayúdame a limpiar estos vómitos. Yon acómpañanos a comprar la bebida para esta noche, es una pena que no te hayan invitado a venir— ¡¡HIJOS DE PUTA!! si tan solo pudiera estrangular a cada uno con mis propias manos, uno por uno… sentir como dejan de forcejear cuando la falta de oxígeno les hace adormecerse. ¡DIOS! sería la polla… esa panda de desechos dejarían hueco para alguien que no malgastare el aire que respira.

Sería hasta poético, aunque alguien se me ha adelantado… yo no buscaba esto… la escena es imperfecta, están todos mezclados, no ha hecho distinción, incluso ha dejado a mas de uno de pie. Tendría que habérmelo cargado por torpe cuando tuve oportunidad.

Me pregunto que dirán los medios cuando hablen de esto, seguro que rellenan programas de tertulias diciendo que la culpa la tuvo la música que oíamos, no, eso ya está pasado de moda y ya pagaron el pato marilyn manson, pearl jam… ahora dirán que es por los videojuegos, claro, como si eso fuese determinante y no lo fuera estar rodeado de una panda de gilipollas todos los días. Pero por qué los mas estúpidos son los que…

Bueno, creo que ha llegado el momento, es hora de sacar la pistola… la policía ya se ha ido. Solo quedan  cuatro peleles, cuatro de mis peleles preferidos, mira como se ríen… puede que por poco. Me acercaré a ellos

—Míralos, sentados riendo… como que nada hubiera pasado—

— hombre Yon, pero si estás vivo… temíamos que fueras tu el que ha abatido la policía… — y se rieron todos al unísono como una bandada de corvates graznando por un trozo de carroña

—Si, podría haber sido yo —

Jeje, mira como se han callado al verme sacar la pistola… Pues al final va a ser mas poético de lo que esperaba. Está anocheciendo y el olor a sangre reseca de la masacre de por la tarde, hace que el ambiente sea perfecto, además, los pantalones orinados de Santos le dan el toque final. Bueno, sería perfecto una pena que solo tenga la pistola cargada de salsa de tomate.

Posted in cuentacuentos and tagged as

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para continuar usando este sitio, debes estar de acuerdo en el uso de cookies. mas información

La configuración de cookies en este sitio web está pensada para permitir cookies y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si usted continúa utilizando este sitio web cambie la configuración de cookies (si no desea que se usen) o haga clic en "Aceptar".

Cerrar