Home // relatos // curvata resurgo // Hogar. Curvata, resurgo. Ep2

Hogar. Curvata, resurgo. Ep2

—Disculpe, señor… disculpe— Para entonces, hacía días que el gorrión había volado de la ventana— debe saber que ya hemos ejecutado el crédito y que debido a la falta de liquidez en su cuenta debe abandonar el hospital, si desea que le entreguemos la prueba génica realizada deberá abonarnos la cantidad de… ¿me está oyendo? —

—Si, le oigo, pero da igual, ustedes ya han actuado sin mi consentimiento, que mas da…—

asfalto

Amaneció. Silencio, como cada día en los últimos 30 días, roto por la monótona tos de su único compañero de habitación. Seis camas vacías, solo dos ocupadas y justo la suya era la que en peor estado se encontraba, espatarrada y completamente hundida por el centro. Hoy abandonaba el hospital. Se puso su ropa, cogió los cuatro papeles que le había dado un supuesto médico y se marchó. Los pasillos del hospital vacíos, nadie se encontraba de vigilancia en aquella planta, tan solo un paciente anciano al final del pasillo, agarrado a una barra de hierro, de la que colgaba algo que podría ser suero y que iba perdiendo gota a gota  su contenido en el suelo —Suerte ahí fuera— le dijo a la vez que se miraba los pies descalzos hundidos en el charco dejado por el suero.

Un desolado paisaje le esperaba fuera del hospital nada ni nadie,la gente que antaño poblaba las calles había sido sustituida por las plantas, estas se estaban empezando a abrir camino en lo que antes fue un resistente asfalto, el árbol mas grande no mediría mas de dos metros, pero había llegado para quedarse. Una explosión se oyó lejos, muy débil. Pronto hizo acto de presencia una columna de humo tímida entre los edificios, provenía de un barrio cercano a su casa, dar un pequeño rodeo era la mejor opción si no quería encontrarse con problemas.

El trayecto que otras veces no le hubiera llevado mas de una hora (rodeo incluido), esta vez le llevó mas de cuatro horas, se sentía extremadamente pesado, cansado y con un hambre atroz , al principio se resistió, pero con la idea de engañar al hambre tras llevar mas de dos horas andando, empezó a morder los brotes de las ramas, para terminar comiéndoselos, hojas incluidas, le daba igual que le sentasen mal al estómago el hambre era insoportable. Había tratado de entrar en un par de tiendas de comestibles, pero se encontraban cerradas, con los dueños fuertemente armados dentro, la explosión había sido muy cercana y cuando eso pasaba nadie se fiaba de nadie, no era plato de gusto tener una visita de la policía estatal. Además no sabía con que iba a poder pagar, en el hospital le habían quitado todo su dinero.

Por fín llegó a su casa, se encontraba precintada, cada vez se daban mas prisa en ejecutar las deudas, aunque estaba casi seguro que el precio por el que habían tasado su casa no daba para pagar todo lo que debía al hospital.  Arrancó los precintos y entró, se la encontró vacía, solo habían dejado unas latas de comida en el suelo de la cocina que rápidamente se puso a comer. Mirando por la ventana, ya con el hambre casi saciada y rodeado de una treintena de latas vacías, pudo ver como un policía de las fuerzas especiales entraba por la ventana describiendo un arco perfecto con su trayectoria descendente desde el piso superior.

El golpe con los dos pies del policía que recibió en el pecho fue fuerte, pero apenas le movió del sitio. Por la puerta entraban cuatro policías corriendo hacia Diego. No sabía por qué iban a por el, tampoco quería saberlo, pero decidió tratar de escapar, aunque correr nunca había sido su mayor don, pero se quedó sorprendido por su velocidad y fuerza, como si de un jugador de rugby de mas de 200Kg se tratase cargó contra la policiá y los fue arrollando a su paso  sin detener la marcha en ningún momento. Tan sorprendido se quedó que mientras miraba hacia atrás para ver si le seguían, no se dio cuenta de que se estaba dirigiendo a la ventana del pasillo y cuando se dio cuenta, ya era tarde, se encontraba en caida libre desde un décimo piso.

….Continua….

Foto de Manel

Posted in curvata resurgo and tagged as , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para continuar usando este sitio, debes estar de acuerdo en el uso de cookies. mas información

La configuración de cookies en este sitio web está pensada para permitir cookies y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si usted continúa utilizando este sitio web cambie la configuración de cookies (si no desea que se usen) o haga clic en "Aceptar".

Cerrar